parallax background

Crónicas desde el margen. Todos los artículos, 2004-2020

La mochila austriaca. El modelo de pensiones e indemnizaciones de la derecha europea
marzo 1, 2021

Crónicas desde el margen. Artículos 2004/2020. Edición y presentación a cargo de José Iglesias Etxezarreta, Baladre/Zambra, enero de 2021

"A Miren Etxezarreta,
compañera de vida

P RESENTACIÓN. Permítanme introducirles...

“It was twenty years ago today / Sergeant Pepper taught the band to play, They've been going in and out of style, / But they're guaranteed to raise the smile, So may I introduce to you,... (1)”

"Pues Marx era, ante todo, un revolucionario. Cooperar, de este o del otro modo, al derrocamiento de la sociedad capitalista y de las instituciones políticas creadas por ella, contribuir a la emancipación del proletariado moderno, a quién él había infundido por primera vez la conciencia de su propia situación y de sus necesidades, la conciencia de las condiciones de su emancipación: tal era la verdadera misión de su vida. La lucha era su elemento. Y luchó con una pasión, una tenacidad y un éxito como pocos”. Con estas palabras despedía Friedrich Engels a su hermano Karl Marx en el cementerio de Highgate (Londres) el 17 de marzo de 1883.

Como niño que se ha criado oyendo repetir en casa la décima tesis del filósofo alemán sobre su colega Feuerbach, aquella que dice “Los filósofos no han hecho más que interpretar de diversos modo el mundo, pero de lo que se trata es de transformarlo”, el valor instrumental del pensamiento en el cambio social ha estado siempre muy presente. En esta obra hemos intentado resumir esta practicidad reuniendo la mayor parte de los escritos de actualidad de José Iglesias Fernández entre 2004 y 2020, publicada a su vez prácticamente en su totalidad en la plataforma alternativa de información contrahegemónica Kaos en la Red (2) .

La colaboración con mi padre nació con el cambio de siglo ante el convencimiento de que no tenía nada sorprendente que ofrecerle por su cumpleaños y ya entonces se auguraba que iba a ser un regalo en dos direcciones: “¿y por qué no te hago un web?”. Desde entonces, la intrincada tarea ha sido siempre un motivo para el encuentro y progresivamente la implicación en su obra. En los últimos años, al notar un casi imperceptible desfallecimiento por su parte, el generoso repositorio que para sus lectores supone rentabasica.net se ha visto reforzado con la intimidad que ha supuesto joseiglesiasfernandez.es (3).

Es en este sentido de ir labrando su propia herencia, del que se nutren los volúmenes recopilatorios que ha ido pergeñando trabajosamente estos últimos años (4). Aunque tras el ligero bajón ha vuelto a producir ingentemente y de forma prometedora, estos tomos llevan una dedicación sistemática que ha supuesto que debía incorporarme a la labor. Y ha sido en una de las facetas que más le han valido mi admiración: siempre ha sido más cañero, más radical, que yo. Cuando volví de uno de los viajes que me tenían años alejado de la vida condal, en una manifestación contra la guerra a la que acompañé a mis progenitores, se nos aproximaron unos jóvenes que por vestimenta y actitud se podían intuir más cercanos al ex Autonomía Obrera y seguidor del Black Block, al José Iglesias de la chaqueta de cuero y el pañuelo palestino, pero se dirigieron directamente hacia el José Iglesias de la corona de canas, a felicitar al que consideraban su referente en ese momento. Para mantener el rumbo, qué gran suerte ha sido tener un padre que siempre ha estado a tu izquierda

Y he sido testigo de que le ha costado. Su lucidez crítica e incorruptibilidad le han llevado a pagar un precio. Decía Pier Paolo Pasolini que “hay que ser muy fuerte para amar la soledad. Hay que tener buenas piernas y una resistencia fuera de lo común. Hay que evitar los resfriados, la gripe y la gota. No se debe temer a rapiñadores y asesinos. Si toca caminar toda la tarde o quizá toda la noche, hay que saber hacerlo sin pensar mucho. Sentarse no se puede, especialmente en invierno, con el viento sobre la hierba mojada y con las piedras entre la basura, húmedas y fangosas. No hay ninguna gratificación, de eso no hay duda, salvo la de tener por delante un día y una noche sin deberes o límites de ningún género".

Pero ese relativo aislamiento –de los premios, de los reconocimientos, académico o institucional- se ha visto recompensado con un intenso cariño y una acogida cálida por parte de todas las comunidades de base (5) y movimientos anticapitalistas que le han invitado a compartir, y sobre todo, en el caso que nos ocupa, han realimentado esa posibilidad de mantener una visión analítica que no conoce límite ni censura. Es curioso, o no tanto, que este libro comience con un repaso demoledor a todas las personalidades de 2004 y se cierre, temporalmente, con uno igualmente contundente sobre las de 2020. Sin amargura, pero sin olvido, como cantaba en I Shall be Released su amado Dylan -que también recibe lo suyo en este volumen-: “Yet I remember every face / Of ev'ry man who put me here”. Su producción no deja títere con cabeza.

E n este sentido hemos elegido el orden cronológico no por casualidad, sino porque para los materialistas el contexto es casi tan importante como el contenido, y los artículos podían ser más reveladores al estar situados con respecto de los acontecimientos que se producían en cada momento histórico en que fueron producidos que agrupados por ámbitos temáticos. Sin embargo, la riqueza de referencias cruzadas podrá advertirse en la versión digital que seguro que colgaremos en sus sitios de internet cuando el papel haya agotado su carrera.

Porque una de las cuestiones que me han resultado más interesantes al ir buceando en su trayectoria ha sido la continuidad y coherencia de su agenda de temas (y también, aunque queda en un campo más personal, de la hilación, el arraigo de dichos temas, con las historias vitales con las que me he ido familiarizando a lo largo de la vida). Como Charles Baudelaire (-Hypocrite lecteur, -mon semblable, -mon frère!) en Las flores del mal, José Iglesias Fernández no escribe para espantar sus demonios, sino más bien para conjurarlos. Pero, como en una salmodia de su Galicia natal, “haberlos, haylos”. La pobreza, la pertenencia a la clase obrera, la lucha, el internacionalismo, no se ven desde la perspectiva del académico burgués, sino desde la del que las ha vivido. De ahí el interés específico de estos artículos, la visión del niño pobre que fue y que, en palabras de Newton, si ha podido ver más lejos es porque, en Ollargan y en Inglaterra y con el denodado apoyo de mi madre, se alzó sobre los hombros de gigantes (6).

De esta manera, en primer lugar en cuanto a la selección que presentamos, los acontecimientos cotidianos que toca, la deslocalización, las rentas básicas y el PIRMI, el reformismo de los movimientos alternativos desde las CUP a Podemos, las pensiones, van tomando volado intelectual, no constituyen sólo apuntes de actualidad sino excusas para un análisis de fondo de algunas de las facetas estructurales del sistema capitalista, su objeto nuclear de estudio, el que determina cómo vivimos, nuestra némesis, nuestras historias. Todo lo demás son avatares que toma el demonio.

T ambién observamos, en segundo, el cambio de perspectiva, cómo ascienden a otro nivel de examen, aquellos artículos que son destellos que anuncian sus aportaciones rompedoras (y que no considerábamos imprescindible incorporar a las recopilaciones correspondientes 7) a temas nuevos de los cuáles ha sido introductor en nuestro pobre y plagiador panorama peninsular como pueden ser la renta básica, por supuesto, la crítica del decrecimiento o el comunalismo, en cuya formulación está centrado en la actualidad rompiendo con el lógico pudor (8) marxista por la utopía (9).

Y tercero y último, el complejo de Casandra familiar. Cuando en la asamblea de barrio saludan nuestra desgraciada capacidad de previsión –hay que recordar que las profetisas acaban todas sacrificadas-, desconocen que todo se debe a una fidelidad al método, y no a las corazonadas como es característico de la izquierda emocional (10). Uno de los motivos de atracción de la presente compilación no sólo es la continuidad, o la coherencia, del autor, sino además una cierta capacidad de avanzarse a los debates que luego van a estar en boca de todos, como hizo en su momento con el modelo débil y fuerte de la propia renta básica, y que aquí se muestra por ejemplo en cómo se adelantó en realizar propuestas originales como despiezar la Constitución del 78; en el cuestionamiento, sí de la monarquía parasitaria, pero también del republicanismo descafeinado; de la colisión entre derechos “humanos” públicos y privados; la contaminación de la derecha nacionalista; la profesionalización de las ONGs o la mercantilización de la pobreza, el desmontaje de las trampas y sobornos encubiertos de celebraciones y premios, o la mezcla de estos tres últimos en la pieza sobre lo que se deja entrever de la ideología subyacente y la captación del capital de los pobres en la concesión del Premio Nobel al por entonces idolatrado banquero de los microcréditos (y hoy hasta procesado por el propio sistema por estafa).

P

orque, aunque a Iglesias le inquietan más las políticas que los políticos, no hay personaje intocable. En ningún campo, Al ritmo de Marvin Gaye “…ain't no mountain high enough / Ain't no valley low enough / Ain't no river wide enough / To keep me from getting to you…” podremos ver ir desfilando a los popes de una generación, retratados sin pelos en la lengua, y algunos de ellos, incluso con su rebaño de acólitos. Este libro es como la portada de Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band que hemos elegido para encabezar este texto. Están (casi) todos los que son y son todos los que están. Y como los artículos que transcienden su significado inmediato, como en la cubierta del disco, todos están presentes porque todos son representantes, el ajuste de cuentas nunca es personal.

Pero, si bien no hay olvido, tampoco amargura. Si por parentesco ha parecido que hemos podido pecar de cierta solemnidad, recordemos que Iglesias disfruta escribiendo este tipo de textos, podríamos decir que le compensa la profundidad y la entrega que le exigen sus obras capitales. I am a child, I'll last a while / You can't conceive of the pleasure in my smile (11). Junto al niño pobre asoma el niño republicano de Haro Tecglen (12), el pillo, el golfo irreverente de sus años mozos. No es una metáfora, por edad, mi padre tiene algún diente de oro, y ese es el que brilla justo antes de hincar el colmillo retorcido en algún pedazo jugoso de la actualidad.

Ese gallego socarrón, pero también sentimental, al que se le nublan los ojos con Rosalía y Castelao, pero que tiene la mirada clara y cristalina en el instante decisivo, en el momento de decidir Which side are you on? (13)

Espero que disfruten… Salud y alegría.

José Iglesias Etxezarreta, Barcelona, 8 de junio de 2020


Crónicas desde el margen indica la posición del analista radical de la sociedad capitalista, siempre emplazado en el límite de lo decoroso o aceptable, condenado a habitar en un hinterland intelectual, alejado de los centros de poder y los reconocimientos académicos, no siempre agradable y muchas veces solitario, pero que le hace prácticamente invulnerable a la adulación por rebajar el tono y el alcance de sus dardos, mella del filo que tantas veces nos ha sonrojado en grandes iconos críticos.


You hold my hand, rough up my hair /
It's lots of fun to have you there

(14)
C ONTRAPORTADA. Dede el margen de las crónicas

El propósito de publicar este libro ha sido el de reunir más de dos centenares de artículos escritos por el economista crítico José Iglesias Fernández desde 2004 hasta 2020, fecharlos y ofrecer al lector un acceso ordenado y diáfano a tan ingente y variada obra.

Crónicas desde el margen indica la posición del analista radical de la sociedad capitalista, siempre emplazado en el límite de lo decoroso o aceptable, condenado a habitar en un hinterland intelectual, alejado de los centros de poder y los reconocimientos académicos, no siempre agradable y muchas veces solitario, pero que le hace prácticamente invulnerable a la adulación por rebajar el tono y el alcance de sus dardos, mella del filo que tantas veces nos ha sonrojado en grandes iconos críticos.

Si bien es cierto que la vida de Iglesias, que se puede ver en esta obra cómo de engarzada se halla con el fondo y el estilo de sus artículos, le ha forjado un carácter profundamente escéptico sobre los cantos del establishment, que también se ve reflejado en estos escritos, y que le permite sobrellevar sin demasiado sacrificio el estruendo de los escandalizados y ofendidos

Porque hay dos grandes facetas que queremos resaltar en esta obra, por qué resulta importante y didáctica frente a las más nucleares del autor, como pueden ser su monumental aportación a la Renta Básica, su activa participación en la defensa de las pensiones públicas, o su brega actual por levantar un modelo funcional de municpalismo comunalista.

E n primer lugar, por lo que explicita de, en palabras de Godard, “continuidad de la ruptura” en el seno de su pensamiento. No es pues casualidad el que este libro acabe igual que comenzó: aunque a Iglesias le inquietan más las políticas que los políticos, no hay personaje intocable. En ningún campo, Podremos ver ir desfilando a los popes de una generación, retratados sin pelos en la lengua, y algunos, incluso con su rebaño de acólitos. Están (casi) todos los que son y son todos los que están. Y como los artículos que transcienden su significado inmediato, todos están presentes porque todos son representantes, avatares del status quo, el ajuste de cuentas nunca es personal, sino motivado por su efecto hermenéutico, de desvelar estructuras.

En el segundo, por su plena, y sorprendente, vigencia. Iglesias no sólo dice las cosas, sino que las dice muy avanzado a su tiempo y cuando era peligroso hacerlo por el extremado riesgo de ser reducido al silencio, al absoluto ostracismo, el instrumento de represión característico del capitalismo intelectual. Desde el rey hasta el ruido de sables, la perenne apropiación de la pobreza, la banca siempre gana, de Bob Dylan a Boadella, como síntomas de un sistema político y cultural corrompido por su naturaleza esencialmente desigual, se abordan en estas páginas que, aunque escritas ayer, siguen igual de cortantes hoy. Les recomendamos que disfruten, pero tengan cuidado con las yemas de sus dedos al pasarlas… puede que se sientan reflejados en algunos de los espejos y los espejismos desportillados.

José Iglesias Etxezarreta, Barcelona, 27 de diciembre de 2020

 

Referencias

1. The Beatles, Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band, 1 de junio de 1967.
2. Gracias Diana Cordero y Colectivo Kaos, por la libertad.
3. Gracias Eduardo Mur y Yhossi, y Xavi Sellès, por la creatividad.
4. Gracias Manolo Bayona y colectivos Baladre, por la complicidad.
5. Gracias a todas las que le habéis cuidado, aguantado y “adoptado” todos estos años.
6. Gracias al Estado del Bienestar ganado por la clase obrera británica y un anhelo de formación que tristemente ha ido despareciendo hoy en día.
7. Tal vez sea innecesario explicar que no ha quedado nada en el tintero. Ningún artículo ha sido alterado en ningún extremo, ni ninguno ha quedado fuera, incluso aquellos que no representan exactamente el pensamiento actual del autor o las contradicciones evidentes entre diferentes materiales recogidos. Si, como hemos apuntado antes, para el autor no hay confín ni veto, tampoco los hay a la hora de asumir la propia evolución. Algunos artículos nucleares de las líneas principales del pensamiento del autor (renta básica, comunalismo, decrecimiento, pensiones) han ido a parar a dichos compilatorios, no así aquellos que podían servir para situarnos en éste los inicios o el salto a un nuevo eje de interés. Por ejemplo, “de la Renta Básica a la Riqueza Comunal”.
8. José Iglesias Etxezarreta, 2016, Cambio y comunicación en el capitalismo contemporáneo, “Se trata obviamente de ir más allá de los medios alternativos, su fragilidad y sus contradicciones y dotarse de auténticas políticas de comunicación alternativa. No se trata de avanzar la Utopía, cómo se constituirá ideológicamente una sociedad futuro. Los filósofos marxistas más preparados subrayan que no creen que se den las premisas para ello. Por ejemplo, Marcuse, en L a sociedad carnívora, parte de que «para poder crear una sociedad libre tenemos que ser libres (…) Si no, las necesidades y satisfacciones que reproducen una sociedad represiva serían transportadas a la nueva sociedad; hombres represivos llevarían consigo su represión a la nueva sociedad.», o de forma más definida, según Varghese & Blyth63, «parafraseando a Marx, aquellos en una sociedad no libre no pueden imaginar lo que es ser libre».
9. Como apunta en este mismo volumen, José Iglesias Fernández, 1 de diciembre de 2016, Común. Más allá de la propiedad, el poder y el capital, “¿Agrietar el capitalismo para construir desde sus pliegues o márgenes? En cualquier caso, de lo que se trata es de “cultivar ideas y resistencias y desarrollar procesos de autonomía social”. Si ser de izquierdas es pertenecer a una forma de pensar y de actuar, la izquierda tiene que volver a ser coherente y combinar la praxis con la utopía”.
10. José Iglesias Etxezarreta, Kaos en la Red, 22 de abril de 2020, ¿Por qué temo a la izquierda emocional?
11. Neil Young, I am a Child, Live Rust, 1979.
12. Quien, como no podría ser menos, tiene su lugar de honor en el artículo de 19 de abril de 2006, Sugerencias de un ciudadano al Gobierno…
13. Rebel Díaz, los hermanos chilenos de Chicago, han hecho una versión impresionante del clásico minero de Pete Seeger y Billy Bragg https://www.youtube.com/watch?v=8Dr05tXktSo.
14. Neil Young, op. cit.


Preview del Índice completo del libro


Índice
Presentación
Permítanme introducirles 2
2004
Crónicas de mi pueblo, Barcelona (I) 7
Crónicas de mi pueblo, Barcelona (II) 17
Crónicas de mi pueblo, Barcelona (III). 20
¿De dónde salen los dineros del Forum? 22
2005
Bajo sospecha: banqueros, empresarios, políticos, otros/otras 31
Impresiones de un consumidor de seriales 35
La avariciosa mendicidad de los empresarios 36
Los terratenientes acaparan las ayudas europeas 37
¿Puede considerarse digno el empleo asalariado? 38
Monarcas: ¿demócratas o déspotas? 42
Los cuatro ombligos del capitalismo 43
ONGs. Pobreza: negocio de muchas organizaciones 43
Pobreza: la movilización de los hipócritas 44
Yanki / yonki 44
Dios existe, a lo mejor 47
Paz y seguridad burguesas 48
Chaquetas, inmigración y libre mercado 49
Me vendo 50
Gobiernos (supuestamente) comunistas, socialistas, progresistas, otros 52
2006
Ciudadano Boadella, ¿de qué te quejas? 58
Ética, justicia: ¿al servicio de qué, de quién? 60
Militares (presuntos) golpistas y otros estamentos antidemocráticos 61
La constitución española de 1978: ¿sirve para algo? 64
Algunos derechos cogieron el fusil… y se liaron a tiros entre ellos 69
Los malos ejemplos (o bribonerías) de la familia real 73
La pena del dictador que no encontró quien le asesinase 75
Respuesta a pequeños boadellas79
Sugerencias de un ciudadano al Gobierno (también al tripartito) para mantener pública la sanidad pública (también en Cataluña). O de cómo los "comités de sabios" contribuyen a saquear a los ciudadanos con sus informes 83
La reforma laboral, o de cómo el gobierno Zapatero regala a los empresarios dinero 93
Xavier Sala i Martín, o la defensa del neocolonialismo de las empresas transnacionales 95
ONGs, o la privatización de los servicios públicos 101
Bob Dylan: ¿un gran farsante? 105
Respuesta a pequeños bobdylans 110
Consejos para privatizar el ámbito pícaro del sector público y poder reforzar el ámbito virtuoso del sector público 113
Stephen Hawking, o la compasión humana del buen sabio burgués 119
Tres tipos duros: M. Trallero, J. Puigcercós y FM Álvaro 123
Los premios Príncipe de Asturias, o la compra de intelectuales y otros personajes afines 125
¿Hay alternativas al capitalismo? La Renta Básica de los iguales 127
Dios, ¿es un antisemita? 140
El premio Nobel de la Paz a la pobreza o la ceremonia de la hipocresía 146
El maravilloso capitalismo: ¿quién dice que no funciona? 149
2007
Y tú, ¿por qué votas? 155
Si yo fuera rico, ¡cuántas cosas podría hacer y comprar! 161
Si cree en los derechos constitucionales, ándese con cuidado, no le pase lo que a De Juana 166

[...] Clicar aquí para ver índice completo de los 207 artículos en PDF