parallax background

La Renta Básica de las iguales y las personas discapacitadas

El capitalismo: ¿Qué es y hacia dónde camina?
diciembre 26, 2020
La Renta Básica. Un programa de implantación
enero 4, 2021

Clásico nº 12. "Seré traidor para unos, blando para los otros, abierto a un porvenir sin asiento ni gloria, quizá colaborando, pero siempre mal visto, progresista gruñón, mesurado extremista". José María Valverde.

Índice de la Colección de Clásicos

Recuerdos de mi infancia

C orre ó ouro pro tesouro, decía mi abuela cuando veía como los gobiernos de su época gastaban más dinero en ayudar a los ricos que a los pobres. Qué poco pensaba yo en aquel momento que, con el dinero de los contribuyentes ingleses y las políticas de bienestar de sus gobiernos, llegaría a aprender la jerga de los economistas y traducir a una frase más profesional, lo que ella estaba expresando de una manera popular. Venía a decir que:

De hecho Iglesias plantea dos dudas que no tienen respuesta desde las posiciones precapitalistas, ya sean liberales o keynesianas:

  • En el capitalismo, por exigencia sistémica, los gobiernos han de dedicar prioritariamente una buena parte del gasto público a financiar las inversiones que requieren la mejora de las infraestructuras productivas, y lo que queda restante a las políticas sociales. Dicho de otra manera, que de las dos funciones esenciales de un Estado de clase, la prioritaria es por encima de todo facilitar la lógica de acumulación del capital (dar dinero a los ricos) y, la secundaria, la de mantener un nivel de legitimación del sistema, o de represión si este fallase (dejar una limosna para los pobres). Así de sencillo y claro.).

Suma y sigue: la acumulación

Actualmente, ni han desaparecido los objetivos de la acción del Estado ni se ha alterado la prioridad entre ellos. Para conseguir el primer objetivo, el gobierno favorece a los representantes del capital mediante políticas en forma de ayudas, subvenciones, bonificaciones, deducciones fiscales, subsidios, inversiones en infraestructuras industriales que apoyen la investigación en nuevas tecnologías, la modernización de los procesos productivos, apoyo a la comercialización, así como que el gasto público se haga cargo de los costes por las externalidades negativas que generan las industrias: polución de aire y aguas, recogida de residuos tóxicos y de basura nuclear, reciclajes, etc. Destaco algunos de los ejemplos más recientes.

El primero lo encontramos en la reforma del mercado laboral pactada y firmada con el gobierno Zapatero por los empresarios y los sindicatos es un buen ejemplo de este tipo de regalar dinero público a las empresas capitalistas. (1) Según nos informa la prensa, supone nada menos que la concesión a los empresarios de unos 4.210 millones de euros anuales. Todo un detalle de delicadeza con dinero de todos. Además, Zapatero puntualizó que la rebaja de cuotas de la reforma es, “la tercera en los últimos 25 años y la tercera efectuada en un Gobierno socialista”. Pronto nos dirán a cuánto asciende la parte que beneficia a los sindicatos firmantes por colaborar en el acuerdo que Zapatero calificó de histórico, pues estas entidades tampoco apoyan o firman nada graciosamente.

Según los cálculos de los expertos del Ministerio de Trabajo, la Renta Básica de los empresarios que percibirán anualmente se desglosa de la siguiente manera:

  • Por subvenciones a la contratación indefinida, unos 2.530 millones de euros.

  • Por rebaja del 0,5% en la cuota patronal del seguro de paro, unos 1.200 millones de euros.

  • Por disminución del 0,2% en la cotización al Fondo de Garantía Salarial, unos 480 millones de euros.

Sin embargo, con este dinero se podían atender muchas otras necesidades sociales, tales como:

  • Mejorar la sanidad pública y reducir las listas de espera..

  • Mejorar la educación pública y construir escuelas para que los niños no se escolaricen en barracones.

  • Mejorar el transporte público y aumentar el gasto en vivienda social.

  • Mejorar los espacios verdes y dotar a los barrios de más servicios comunitarios.

  • Conceder la Renta Básica de los iguales (RBis) (2) a los 400.000 ciudadanos más necesitados del Estado. Por ejemplo, a una buena parte de las personas con discapacidad total.

Medidas pensadas para ayudar a las empresas, pocas a los trabajadores

C on el pretexto de fomentar el empleo en Cataluña, el segundo nos lo ofrece el departamento de Treball i Industria de esta autonomía. La inversión pública que va a dedicar este departamento a la formación para desempleados es de casi 100 millones de euros durante el 2006. Este gasto, destinado preferentemente a cursos de contabilidad e informática, es una inyección directa a los 549 centros solicitantes. No se ayuda a los parados sino a las empresas dedicadas a estas actividades docentes. También es una manera indirecta de subvencionar a partidos, sindicatos y entidades religiosas, ya que es bien conocido que los centros de formación profesional privados que reciben estos encargos están en la órbita de las instituciones mencionadas. Sobre la validez de estos cursos oigamos la opinión del propio director del Servei d’Ocupació de Catalunya, Francesc Castellana, que, sin cuestionar el citado gasto, insiste en que “los cursos sean más eficaces”.

Por descontado que podríamos continuar citando bastantes más casos de ayuda a la acumulación capitalista. “En su intervención en el debate sobre el estado de la Nación, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció hoy una reducción del 50 por ciento de la cotizaciones a la Seguridad Social para aquellos empresarios menores de 35 años que contraten a su primer trabajador indefinido. Zapatero precisó que esta medida se incluirá en el Plan de Fomento Empresarial, previsto para potenciar la creación de empresas por parte de los jóvenes.

Todas las medidas están pensadas para ayudar a las empresas en su actividad productiva; en pocas ocasiones aparece una medida de apoyo económico directo a los trabajadores o a sus familias, si acaso promesas, como señaló en el mismo discurso: “los agentes sociales y el Gobierno negocian una reforma de la Seguridad Social que incluirá medidas pactadas para mejorar las prestaciones futuras y la situación de los más desprotegidos.

Pero, preguntémonos, ¿cómo justifican ante la opinión pública los agentes políticos y los sociales este tipo de RB a los empresarios? Dicen que las medidas que incluye la reforma del mercado laboral están encaminadas a mejorar la productividad y a promover los contratos indefinidos. Dicen, pero lo curioso es que esta misma explicación es la que dieron en las cinco reformas anteriores (ver cuadro más abajo), pero la precariedad ha aumentado. Tomando los datos que disponemos en este momento, desde 1990 al 2004, en estos catorce años:

Para seguir leyendo hagan clic en el botón...


Índice del artículo completo

Recuerdos de mi infancia
Suma y sigue: la acumulación
El tripartito laboral: gobiernos, empresas y sindicatos
Los discapacitados, un colectivo prioritario ante la RBis: la legitimación
¿Qué es la Renta Básica de los iguales (RBis)?
¿Quiénes son los discapacitados?
¿Cuántos son? La situación de los discapacitados
Coste y financiación de la RBis

Consideración final
Apéndices
1. Las reformas del mercado laboral
2. La Renta Básica de las iguales
3. Algunas cifras sobre los discapacitados
4. Hojas de internet